La belleza de la Impermanencia

Esta preciosa maravilla florece sólo una vez al año.

Siempre lo hace de noche y apenas dura un día.

Algunas veces me la he perdido. Por eso, cuando tengo la suerte de estar en casa en este momento, me siento muy afortunada.

Me ayuda a tomar conciencia de la brevedad de la vida y me conecta con su belleza.

Me recuerda que sólo se puede florecer en el momento presente.

Deja una respuesta