El verdadero amor (propio)

“Dejo de resistirme a lo que rechazo de mí, también soy eso” (Chandica)

En nuestra sociedad, una autoestima alta se ha convertido en un valor imprescindible para triunfar en la vida personal y profesional. Sin embargo, ¿entendemos bien el concepto de auto-estima o lo confundimos con una máscara para tapar nuestros “defectos”?

El amor propio (como todos los tipos de amor) es incondicional, no existe otra forma de amar. Es fácil quererse cuando te ves bien, cuando las cosas salen como quieres o cuando has conseguido los resultados que esperabas. Pero en la vida las cosas no son siempre tan fáciles; el reto está en quererte también cuando ni tú ni el mundo cumplen tus expectativas. La mayoría de las personas que dicen tener una autoestima alta, se castigan con la auto-crítica y se comparan con otros cuando se enfrentan al fracaso.

zhang-mickey-295578Es por eso que la compañera del amor es la aceptación. Aceptarse significa reconocer también nuestras sombras, saber que como seres humanos tenemos imperfecciones… y eso está bien; somos “perfectamente imperfectos” en nuestra humanidad, somos únicos y merece la pena mostrarse al mundo de forma genuina y sincera.

Sin embargo, aceptar no significa resignarse; significa trabajar en ti mismo desde esta actitud de amor y auto-aceptación para construir tu mejor versión. ¡Quiérete mientras lo haces! No hace falta que esperes a haber conseguido ese trabajo, a aprobar el examen o a perder esos kilitos que dices que te sobran… todas esas satisfacciones son temporales y están expuestas a que un soplo de viento oscurezca el día y te recuerde las cosas que te faltan para ser feliz. En cambio, el amor propio genuino es mucho más sólido y profundo, permanece ahí en éxitos y en fracasos, ya que depende sólo de ti. Es, o debería ser, la forma natural de estar contigo mismo.

Lo mejor de todo es que al relacionarte así contigo mismo ¡las relaciones con otros también mejoran! Cuando te aceptas a ti mismo puedes aceptar a otros, y en eso consiste el amor: en apreciar al otro por lo que es, no por lo que esperamos que sea.

eddie-kopp-268097.jpg

Es muy beneficioso trabajar en el amor propio cada día, entrenarlo y cuidarlo, porque en algún momento la vida nos desafiará y tendremos que responderla desde nuestra esencia. Sea cual sea el momento que estés pasando… recuerda que eres único y digno de ese amor que sólo tú te puedes dar.

Ines Knorn

Deja un comentario